La Dedicatoria del poeta Miguel Covarrubias

Fui a una librería de viejo con la finalidad de encontrarme con algo diferente y aquella tarde, alrededor de las 14:30, tenía un aire inusual: la poesía.

Y, entre tanta realidad absorbente de autos, personas e ilusiones fugitivas, pareciera que el destino o el azar confabularon su mirada coqueta y así un olvidado libro llegara a mis manos.

Eso fue lo que sucedió: un ejemplar de La sombra de pantera, del poeta Miguel Covarrubias, asomó su cubierta naranja. Abrí las primeras hojas y encontré una dedicatoria autográfica. Transcribo textualmente:

Para el actor y director teatral Luis Martín, para mi amigo y compañero de muchos, muchos años. Afectuosamente, MC.

Festival Alfonsino, 26, mayo, 1999.

La caligrafía delgada y con puntos de fuga hacia arriba sugiere que el autor no tuvo prisa al escribirla; sin embargo, es el contenido del texto lo preocupante. Se trata de un libro firmado por el poeta a un supuesto amigo y compañero. Lo interesante es saber por qué llegó a una librería en donde se venden libros usados. Se trata de una paradoja. Un sinsentido de la existencia. Alguien te dedica un libro y después lo encuentras en el lugar que menos deseas. En ocasiones los actos hablan más que las palabras. En este asunto, la representación de ese libro ha naufragado a esta columna.

Ahora bien, hay un caso semejante en la literatura que marcó la ruptura de dos escritores. En la biografía La sombra de Naipaul², del escritor Paul Theroux —ejemplar que, por cierto, compré en esa misma librería meses atrás—, se cuenta la historia de cómo un día de 1996 llegó a una tienda de libros usados y encontró que sus libros —dedicados para su amigo el escritor Vidia S. Naipaul— estaban ahí. Tal acontecimiento derivó en la disolución de una gran amistad forjada durante treinta años. La consecuencia fue que Theroux escribiera el tremendo libro en el que cuenta a detalle lo ocurrido durante ese tiempo.

Tras comentar lo anterior, me pregunto “¿qué sucede en el fondo de nosotros los humanos cuando traicionamos una lealtad?”. La respuesta orilla a más preguntas, las cuales, a ojo de buen cubero, no terminan en una tertulia sino en sueños. Más allá del anecdotario cultural, la imaginación termina por cubrir los huecos que jamás sabremos, las respuestas que serán difíciles de encontrar.

Después de salir de aquella librería, yo me preguntaba en situaciones similares que he vivido en donde la lealtad es rebasada por las ambiciones o el desinterés. Es en este sentido que la poesía cobra mayor importancia. ¿A qué camino quiero llegar? Sencillo: la poesía es un instrumento para que el poeta hable acerca de temas de los cuales nadie desea hablar. Incluso el novelista se acerca, tal vez no con la misma naturalidad en el lenguaje que el poeta, cuando habla acerca de la vida. Agrego: en diversas pláticas que he tenido con mis amigos y mi esposa he confesado “el escritor tal vez no tenga el trabajo más pesado, inseguro y matado, pero sí uno muy difícil de sostener, pues trabaja con la vida”. Lo anterior es, al menos desde mi juicio, un asunto difícil. Trabajar con la vida, sí, porque trabajo implica esfuerzo y superación, ritual que empieza desde las cinco de la mañana hasta las doce de la noche.

Si pensamos en la situación de una persona traicionada tenemos que analizar el por qué. Cuando lo sabemos, entonces los fantasmas se liberan y comienza la preparación para tiempos mejores.

Cierro este texto con algo de pesar y pienso en el maestro Covarrubias, a quien conozco sólo de vista y su andar quijotesco. Cito, de su libro, lo siguientes versos en prosa: “Tierra en pie de guerra. El bien y el mal se ocultan cuando ese remolino de lodo conviértese en la bestia indomable que nadie deposita en su propio regazo de cristal granulado.”


Bibliografía

¹ Covarrubias, Miguel. Sombra de pantera. Ediciones Castillo, 1ª. Edición, 1999, Monterrey, NL.

² Theroux, Paul. La sombra de Naipaul. Ediciones B, 1ª. Edición, Trad. Carlos Abreu, España, 2002.

Anuncios

Un pensamiento en “La Dedicatoria del poeta Miguel Covarrubias

  1. Anónimo dice:

    Huy!!! Me dejas pensando estimado Luis jajaja una porque tengo muchos libros firmados por autores

    y otra porque pienso que las peripecias de un libro a veces no tiene nada qué ver con una falta de lealtad

    por parte del lector sino con:

    a) escombrar los libreros de obras que no necesitamos

    b) el dueño de la biblioteca ya no está

    c) le vale madres la firma porque compró el libro y pidió el autógrafo por puro y necio afán de parecer culto jejeje

    d) El dueño se vio sin lana y vender sus libros usados le pareció buen negocio.

    No digo que cualquiera de estos casos sea la realidad del libro que, entre paréntesis , lo tengo sin autografiar pero me

    parece una obra digna de leerse, pero es curioso el punto de vista desde el que abordas el hallazgo.

    El tema es interesante cuanto más porque siendo escritores tal vez desearíamos que nuestras obras fueran atesoradas

    por nuestros lectores. Por desgracia para nosotros y por ventura para los comerciantes, habrá quienes no tienen esa costumbre

    sea por carecer de espacio o porque la obra no les pareció digna de ser conservada.

    Pero como dice el dicho: la basura de unos es el tesoro de otros. Espero que ese libro tenga otra oportunidad en tus manos

    lo cual reivindicaría el acto del anterior dueño al deshacerse de él para que fuera a dar a manos de alguien que sí lo disfrute primero

    y quiera conservarlo o compartirlo después con alguien más.

    Saludos

    P:D.- Por cierto, busqué al Sr. a quien se lo dedicaron. Paradojas de la vida, también se le otorgó el premio a las artes

    como al maestro Covarrubias…

    http://www.uanl.mx/noticias/arte-y-cultura/luis-martin-garza-gutierrez-protagonista-del-teatro-en-nl.html

    Universidad Autónoma de Nuevo León http://www.uanl.mx Luis Martín Garza Gutiérrez conmemoró en 2006 su quincuagésimo aniversario de trayectoria artística, el cual vio coronada con el Premio UANL a las Artes 2006, en …

    ________________________________

    Me gusta

Por favor, ¡comenta este post!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: