Las coordenadas mentales de un escritor

Soy escritor y cuando escribo, no soy más que escritor. Pienso como escritor y hago brotar lo que existe en mí (membranas de sentimientos y sensaciones asociados a coordenadas mentales). La poesía me arroja lenguajes que no sé de dónde provienen ni cuándo aparecieron. Las oraciones van formándose inconscientemente hasta romperme la boca; a pesar del sangrado, las palabras seguirán escurriéndose a borbotones.

Cuando escribo, cuento. Mi vida sólo es un periplo en donde mi cuerpo ha sido testigo de interminables viajes. No escribo cuando estoy en movimiento, escribo cuando estoy quieto y ahí mi mente se mueve a otras partes, explorando dimensiones desconocidas en tenso recorrido por las avenidas cerebrales.

Yo no canto (como se dice de algunos poetas), no soy coral. Mi escritura, al contrario, es música de la memoria en desplazamiento. He llegado a pensar que los jazzistas son los únicos que saben escribir porque conforme reproducen su música, la construyen. Improvisan. Coordinan pensamiento, imagen e inconsciencia. En este apartado, creo (y ojalá me equivoque) sólo algunos poetas entran.

El escritor Carlos Fuentes comentó alguna vez en una entrevista que él no era escritor de domingos. Cuando lo oí, supe que tampoco lo era, pues las convenciones dominicales no entran en mi repertorio. Todo lo contrario, de lunes a domingo mi pluma se desplaza por el papel que en blanco me invita a escribir el lenguaje que aún se guarda en mí.

Cierta noche tuve un sueño: en él escribía en un papel que volaba. Me desperté y una creatura había nacido de mí, era cierto y cuando salté a la calle, comprendí que mi compromiso como escritor es, en efecto, trasladar los intestinos al remanso de las páginas. No hay otro asunto que me competa más ni me preocupe, salvo los familiares.

La escritura es fuego. El escritor que no quiera arriesgarse, como Prometeo lo hizo al robar el fuego, que no sea escritor.  Mejor que se dedique a otro oficio menos riesgoso, más desvinculado a la locura.

Culmino este comentario con una cita de un gran escritor como Miguel de Cervantes Saavedra (pues jamás renunció a su vocación a pesar de sus adversidades): “Confía en el tiempo, que consigue dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”.


Visita mi sitio en Facebook: https://www.facebook.com/luisestrellamx/

Anuncios
Etiquetado ,

Por favor, ¡comenta este post!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: